Plata de los ‘baby-equipos’

Plata de los 'baby-equipos'

España cerró los Mundiales de kárate de Dubái con otras dos medallas, las platas de los equipos masculino y femenino de kata, por lo que el botín asciende a cinco tras los oros de Sandra Sánchez (kata), el oro de María Torres (kumite +68 kg) y la plata de Damián Quintero (kata).

Sergio Galán, Raúl Martín y Alejandro Manzana en categoría masculina, y Lidia Rodríguez, Raquel Roy y María López repitieron el subcampeonato conquistado en 2018 en Madrid. Japón queda aún un escaloncito por encima. Los nipones lograron una puntuación de 28,28 frente a los 26,08 puntos de los españoles. En categoría femenina, la diferencia fue de 27,26 frente a los 26,0 puntos de las competidoras españolas.

La Selección afrontó una renovación del equipo masculino respecto a la competición de Madrid, y se ha conseguido seguir en el segundo escalón del podio. Ya no están José Manuel Carbonell ni Francisco José Salazar. Galán tiene ahora 25 años y Martín y Manzana tan sólo 20.

En el conjunto femenino, permanecen Rodríguez (24) y Roy (23) y en vez de Marta García ha entrado María López (25). El nivel se ha mantenido, aunque Japón sigue imponiendo. Pero los equipos demostraron que tienen bazas para saltar también al ruedo individual cuando se requiera el relevo de Sandra Sánchez (40 años) y Damián Quintero (37).

En parakárate, Carlos Huertas, Esther León y Lucía Sánchez se colgaron oro, plata y bronce, respectivamente, en la categoría de discapacidad intelectual. Isabel Fernández fue oro y Juan Antonio Sepulcre, bronce en silla de ruedas.