Agus: «Para que avancen las MMA españolas hace falta más unión»

14 mins read

Agus: «Para que avancen las MMA españolas hace falta más unión»

El luchador valenciano Agus está ante el reto de subirse a la jaula de M-1 Global en San Petesburgo (Rusia) – ABC

El luchador valenciano peleará frente a Bogatyrev en la jaula de M-1 Global, una de las compañías más importantes de artes marciales mixtas

Noticias relacionadas

  • «Hay mucha más violencia en el telediario que en las MMA»
  • «Los luchadores son atletas, no son macarras ni matones»
  • «Las MMA me han enseñado a enfrentarme al miedo»
  • Hay luchadores que se alejan de lo corriente y forjan su historia en cierta manera por una casualidad del destino. José Agustín Jiménez (Valencia, 1986), más conocido como «Agus», forma parte de ellos. Comenzó a entrenar artes marciales mixtas (MMA) invitado por un amigo para «despejarse» tras un mal momento personal y, solo tres años después, se subirá a la jaula de compañía rusa M-1 Global –una de las más prestigiosas del mundo– el próximo 9 de febrero para enfrentarse a Adam Bogatyrev, en el evento inaugural del M-1 Arena, un estadio vanguardista creado en San Petersburgo exclusivamente para combates en esta disciplina. La corta carrera del valenciano no se refleja en el número de combates a sus espaldas: 25 amateurs y 9 profesionales. Sin miedo a aceptar ningún reto entre cuerdas o rejas, asegura que pelea porque siempre ha sido «un guerrero».

    Estamos ante un luchador bastante inusual, pues comenzó su carrera a una edad tardía, con 28 años…

    Ahora mismo hace tres años que empecé a entrenar artes marciales mixtas. Hice 25 peleas amateur con un récord de 23 victorias, 1 derrota y 1 nulo. Tengo dos peleas de K-1 y unas 15 de grappling (lucha en el suelo).

    ¿Cómo es posible ese número de combates en tan poco tiempo?

    Peleaba casi todas las semanas. Por Barcelona, Madrid… por todos lados.

    ¿Por qué decidió que iba a practicar artes marciales mixtas?

    Lo dejé con mi expareja y un amigo mío me dijo que si quería ir a probar MMA para despejarme, y así con la tontería fui para despejarme y al final me quedé. Me sorprendió algo: pensaba que era muy superior sobre personas que les sacaba 30 o 40 kilos y al probar en este deporte me di cuenta de que no era así, no tenía nada que ver con la realidad.

    Imagino que se refiere a que se dio cuenta de que en las MMA no solo cuentan los golpes, sino que alguien que domine la faceta del grappling (agarres y derribos) y el jiu-jitsu (luxaciones y palancas en el suelo) puede anular y ganar a un rival de mayor peso, ¿no?

    Exactamente. Me di cuenta de que un tío con técnica y con 30 o 40 kilos menos te puede igualar con proyecciones (derribos) y con juego de suelo. Está claro que si dos luchadores saben y uno pesa 100 kilos y el otro 50, no tiene nada que hacer el de 50, pero si el de 100 no sabe y el de 50 tiene conocimientos, se puede llevar una sorpresa.

    ¿Era ya aficionado a las artes marciales?

    Siempre he sido muy guerrero, de hecho hace tiempo hice judo, pero duré uno o dos años. Lo dejé para jugar al fútbol y luego tuve una lesión de rodilla y lo dejé, pero siempre me ha gustado el deporte.

    Agus: «Para que avancen las MMA españolas hace falta más unión»

    Pese a llevar relativamente poco tiempo, tiene 25 peleas amateurs y 9 profesionales. ¿Tuvo que acelerar estos años para recuperar el tiempo perdido?

    Yo en el gimnasio que entré por primera vez me puse el objetivo de empezar a pelear a los tres meses. Y así fue, cada dos semanas peleaba en Barcelona, Valencia… Luego ya me puse más en serio y peleé en Mix Fight, que seguía siendo amateur pero ya más profesional. En el primer gimnasio que estuve era más escuela de aprender que de sacar luchadores por lo que en los primeros eventos no tenía esquina. Aunque más tarde fui al gimnasio Victoria en Puzol que me ayudaron mucho en la esquina, tanto en lo deportivo como en lo personal, siendo Pedro Cuesta más un hermano que un amigo ya que nunca dejó de creer en mí.

    De hecho, ese gimnasio, el Victoria, es el que organiza la competición VFL, que trata de ser una de las canteras de luchadores del panorama nacional.

    Exacto. VFL es un evento nacional que está en Valencia y ahí he peleado también.

    Parece que ha probado suerte en más de un gimnasio. ¿En cuál entrena y compite?

    Entreno en Victoria de Pedro Cuesta, pero es complicado de explicar porque también voy a formar parte del equipo de España Imperial del maestro Chinto Mordillo, que es quien más peleas me está dando ahora mismo y al que doy desde aquí las gracias por confiar en mí como guerrero, como en la pelea que haré próximamente en M-1 Global en Rusia. Además de maestro, Chinto también es promotor y organiza el 18 de febrero una gran velada de Hombres de Honor con cinturones internacionales en la que pelean Enoc Solves y Karla Benítez. También entreno asiduamente con el equipo M-1 Selection (comandado por Enoc Solves y Toni Boluda). A veces hay que tomar las decisiones que más te convienen como luchador.

    Hablemos de su próximo combate. Llevando solo tres años, está ante la oportunidad de su vida, pelea en M-1, un gran escaparate y una de las mejores competiciones del mundo, ¿Cómo ve este salto? ¿Cree que se le puede quedar grande?

    A día de hoy, internacionalmente, he competido en cinco países diferentes como Portugal, Francia, Italia o Reino Unido. Quizá no llegue con la mejor preparación, pero es que yo nunca digo que no a una pelea. Estamos hablando del mejor evento de Asia y de Europa en mi opinión, donde ha peleado Fedor Emelianenko y llego con muchas ganas e ilusión. Esa pelea la voy a ganar y voy a hacer algo importante. No hay excusas.

    ¿Ha tratado de potenciar más la lucha en el suelo al darse cuenta en sus inicios de la ventaja que podía tomar dominando esta faceta?

    Creo que la lucha y el «ground and pound» (lanzar golpes en el suelo) los llevo muy bien y estoy potenciando más la parte de striking (golpeo en la pelea en pie). Tengo un buen directo y también encajo bien los golpes. Me considero un luchador fuerte y valiente.

    Su rival es Adam Bogatyrev, un ruso con una carrera prometedora, invicto y de solo 22 años. ¿Ha tenido tiempo de estudiarle?

    Lo primero me fijo en prepararme yo bien, llegar físicamente lo mejor que se pueda. Pero dos semanas antes estudio a mi rival. Sé que es campeón del mundo de sambo (deporte de combate desarrollado en la antigua URSS), tiene una envergadura importante y ha ganado grandes peleas pese a su juventud. No se puede ir a la locura, llevaré una buena estrategia a cabo.

    Luchando fuera de casa hay que procurar no dejar la decisión a los jueces…

    Luchando fuera, sea China, Japón, Rusia, Inglaterra o Italia… o lo finalizas por sumisión o le haces un KO, porque a puntos es muy difícil ganar, siempre barren para casa. En este caso, vamos a Rusia con un peleador ruso, en la inauguración del M-1 Arena en San Petersburgo (un estadio construido únicamente para esta compañía de artes marciales mixtas) y eso estará a rebosar. Imagino que siempre irán con el de casa.

    Aunque haya peleado ya internacionalmente, ¿cree que le puede llegar a influir la presión de la cámaras y la inauguración del estadio?

    Mi meta siempre ha sido ir a Rusia y siendo M-1… ¡Imagínate! Salir fuera siempre es un plus, las cosas son diferentes, los eventos suelen ser mejor que en España, aunque nosotros también tenemos magníficos eventos. Sé a lo que voy a ir y a lo que me expongo: todo a lo grande. Pero al final cuando entramos en la jaula somos él y yo.

    Hablando de los eventos de España. ¿Qué opina de las MMA en nuestro país?

    Las MMA cada vez van a más. Hay más luchadores, más gimnasios, más chavales entrenando, mejores entrenadores, mejores eventos. Cuanta más practica, mejor salen las cosas. A nivel de peleadores hay algunos muy muy buenos como Enoc Solves. Solo nos falta el empujón del público, que en algunos lados todavía 20 euros por una entrada les parece cara.

    Agus: «Para que avancen las MMA españolas hace falta más unión»

    ¿Cómo ve el peso pesado nacional? Da la sensación de que pese a haber algunos luchadores fuertes, siguen faltando más…

    Es cierto que no hay muchos. Hay que tener en cuenta que los españoles al no ser tan altos ni tan grandes, muchos optan por bajar del peso pesado al semipesado (93 kilos). Sin ir más lejos, David Trallero, que ha peleado en pesado y semipesado, es un fuera de serie. También está Daniel Jacaré de Málaga que peleó hace poco en ACB.

    Se lo comento porque a la hora de hacer esparring será complicado encontrar a deportista de su peso.

    Yo hago el esparring con David Trallero, Enoc Solves… también con Daan Romero que es un buen amigo mío.

    Aunque están madurando mucho en los últimos años, queda un amplio camino por recorrer. ¿Qué les falta para avanzar a las MMA españolas?

    Que vayamos todos a una. Que no critiquemos a los demás, más compañerismo y unión.

    Una victoria en el M-1 podría catapultar su carrera de una manera notable pero, ¿ha pensado ya en sus próximos objetivos?

    Cuando empecé a entrenar quería competir, cuando competía en amateur quería ser profesional… Si te planteas cosas pequeñas acabas siendo pequeño y si te planteas cosas grandes acabas siendo grande. Quiero llegar lo más lejos posible y afianzarme en una liga importante. Ahora estoy con el maestro Chinto Mordillo y pase lo que pase voy a tener peleas. Simplemente tengo que tratar de mejorar. Cuando yo nací el miedo ya estaba repartido.

    Ver los
    comentarios

    Post anterior

    Palmarés de la Copa de España de fútbol sala: el Movistar es el gran dominador

    Siguiente post

    La ‘cara b’ de los cortes de peso

    Últimos del Blog

    0 £0.00